Localizada en el municipio de Andratx, en la isla de Mallorca, esta vivienda unifamiliar compite con otras 13 casas en la categoría de Villa del World Architecture Festival (WAF) 2017, certamen que se celebrará en Berlín el próximo mes de noviembre y de donde saldrán los mejores edificios del mundo.

Su nombre, Where Eagles Dare (El nido del águila), ya evoca su espectacular localización, con una posición única en la cima de la montaña. Este privilegiado emplazamiento, unido a su diseño, con todos los espacios volcados hacia el exterior, permite a sus residentes tener unas espectaculares vistas panorámicas de 360º.



«Este efecto se maximiza aún más al estar colgada mediante un voladizo de nueve metros», destaca Guillermo Reynés, director de Gras Arquitectos, estudio que ha creado esta vivienda unifamiliar que competirá con otras 13 casas por ser la mejor del mundo.

Según Reynés, «su propietario, de nacionalidad británica, buscaba una casa que ofreciera las mejores vistas posibles sin dejar por ello de tener una privacidad absoluta». De ahí surgió la idea del nido del águila: «Hacer volar la casa, proyectarla lejos de la montaña, como un águila que deja el nido».

De esta forma, la propiedad se distancia del vial público y, gracias a sus voladizos convertidos en «alas»parece flotar en el valle. Un trazado radical de su estructura que contrasta con el jardín de mampostería tradicional mallorquina (olivos, lavanda, romero y vegetación autóctona).



Vistas al mar y al valle

El inmueble, además, oculta sus impresionantes vistas al mar y al valle para causar un efecto sorpresa al usuario, quien nada más entrar descubre cómo los espacios abiertos y sus elementos (piscina con efecto infinity) acercan la naturaleza a la vivienda.

Por otro lado, Where Eagles Dare no deja de lado la eficiencia energética, fundamental para cualquier proyecto. Para ello se han aplicado medidas pasivas muy efectivas, como los grandes voladizos de la casa en las fachadas orientadas al sur impiden el soleamiento directo en sus ventanales. De este modo, el gran voladizo de la planta primera sobre la baja deja toda la fachada sur de vidrio en sombra y los vuelos triangulares impiden la incidencia solar directa en las ventanas de esta misma planta.

También se ha fomentado la ventilación cruzada de las estancias principales y se ha apostado por una fachada ventilada con aislamiento, por lo que toda la casa está aislada de forma continua por el exterior. Además, los vidrios son especiales con una tecnología nueva de alta protección solar. Por su parte, la refrigeración-calefacción está resuelta con una bomba de calor con recuperación.

La orografía del terreno y el clima mediterráneo de Palma de Mallorca juegan a favor de Where Eagles Dare para hacerse con uno de los máximos galardones del WAF, que este año celebra su X edición en Berlín. Ya en 2016 la casa MM, otro proyecto español del despacho OHLAB, se alzó con el premio a mejor unifamiliar del mundo.


Aunque ambas casas están en Mallorca y buscan adaptarse al clima mediterráneo, son conceptualmente muy diferentes. El nido del águila parte de un contexto único y con un programa claramente definido por el cliente, al que se da respuesta con una solución estructural radical, formada por voladizos que son parte fundamental de su sostenibilidad energética. En cambio, la implantación topográfica de la casa MM es más calmada y tradicional.

El proyecto de Gras Arquitectos no es el único español que competirá en el WAF el próximo mes de noviembre. Otros cuatro, que abarcan desde proyectos paisajistas, instalaciones deportivas o edificios de oficinas, han llegado también a la final de los prestigiosos galardones en la edición de 2017.

Fuente: El Mundo.com


¡Recibe gratis las mejores ideas y novedades sobre diseño!

Noticias y consejos sobre reformas y diseño de expertos en el sector publicadas semanalmente

¡Te has registrado perfectamente a las noticias de diseño!

Pin It on Pinterest